sábado, 7 de febrero de 2015

Venerable Madre Catalina de María Rodriguez

Mujer humilde y fuerte,   Josefina Saturnina Rodríguez, nació en la ciudad de Córdoba (Argentina) el 27 de noviembre de 1823. Sus padres, Hilario Rodríguez Orduña y Catalina Montenegro, conformaron un hogar profundamente cristiano. 

A los nueve años quedó huérfana y su crianza y educación quedó a cargo de sus tías. A los 17 hizo sus primeros ejercicios espirituales (ignacianos) y es cuando su vocación religiosa se despierta, pero no pudo concretarla porque en Córdoba sólo estaban las Carmelitas Descalzas y Monjas de Santa Catalina de vida contemplativa, y ella deseaba entregarse a Dios en el apostolado activo. Esto la llevó a dedicarse al servicio de los Ejercicios espirituales y continuar bajo la dirección espiritual de los sacerdotes jesuitas. 

En 1852, obedeciendo a la presión de su confesor, contrajo matrimonio con el coronel Manuel Antonio Zavalía, viudo y padre de dos hijos. Durante los trece años de su matrimonio fue modelo de casada y madre de los hijos de Zavalía. Parece que Dios la preparaba para ser madre espiritual de miles de almas…

En 1865, la muerte de Zavalía la dejó en libertad para seguir su primera vocación que renació con mayor vehemencia. Después de siete años de lucha y contradicciones, y tras vencer muchos obstáculos logró fundar el 29 de septiembre de 1872 a las Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús, dedicadas a la atención de los Ejercicios Espirituales, la educación y promoción de la mujer.
 
El 5 de abril de 1896, un domingo de Pascua, su alma partió al encuentro de Dios, a quien había amado y servido durante toda su vida.

El 18 de diciembre de 1997, el Papa Juan Pablo II declaró que sus virtudes habían sido heroicas y merecía el título de ‘Venerable’. Hoy, su beatificación está en proceso.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario