sábado, 4 de abril de 2015

Domingo de Pascua


Ha resucitado, 
  no está aquí

El domingo muy de mañana, casi apenas salía el sol, María Magdalena, Salomé, y otras mujeres fueron a la tumba de Jesús para limpiar su cuerpo, perfumarlo y envolverlo, ya que el viernes no alcanzaron a realizarlo. Mientras caminaban pensaban a quién le pedirían ayuda para mover la gran piedra que tapaba la entrada al sepulcro. 

Cuando ya estaban próximas a la tumba quedaron sorprendidas porque la piedra había sido movida. Se devolvieron corriendo a buscar a Pedro y a otros discípulos, y al llegar nuevamente a la tumba con ellos, descubrieron que Jesús no estaba en ella, solo estaba el manto en que fue envuelto. Los discípulos regresaron y María Magdalena se quedó ahí, y en esos momentos se le apareció Jesús, pero ella no lo reconoció, pensó que era un jardinero y le pidió que si él había sacado el cuerpo que por favor lo devolviera. Entonces Jesús le dijo “¡María!”. Ella reconoció la voz del Señor y le dijo “Maestro”. Magdalena luego salió corriendo y fue a contarles a los discípulos lo que había sucedido. 

La resurrección de Jesús es la mejor noticia que nos pueden haber dado, y la mejor noticia que nosotros podemos compartir con nuestros amigos y familiares.

1 comentario:

  1. Hola: Feliz domingo de resurrección. Acabo de descubrir tu blog gracias al de Isabel (recursosparamiclasedereligion) y me gusta mucho tus reflexiones. En este momento he creado un blog dedicado a los jóvenes y al uso que hacen de las nuevas tecnologías. Te invito a visitarlo: http://cativodixital.blogspot.com.es/ Si quieres seguimos en contacto. Yo ya me hice seguidora de tu blog.

    ResponderEliminar