jueves, 2 de abril de 2015

Viernes Santo




Luego de la cena celebrada con sus amigos Jesús se va a rezar nuevamente el monte de los Olivos, allí es detenido, sus amigos huyeron y le dejaron solo.


Luego Jesús es enjuiciado y condenando a muerte por reconocer que Él era el Mesías, el Hijo de Dios.


Luego de ser azotado, recorrer un largo camino con la cruz en sus hombros, y ser clavado en la cruz, a eso del mediodía Jesús dijo sus últimas palabras: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”, luego murió. El sol se ocultó, todo el país quedó en tinieblas, y se produjo un fuerte temblor. 

Jesús entregó su vida por todos nosotros, perdonando nuestros pecados para que podamos al momento de nuestra muerte vivir con Él en el paraíso junto al Padre Dios. De ese modo se cumplió la voluntad de Dios.

1 comentario:

  1. Gracias por tus ilustraciones. Con tu permiso, las pondré en mi blog para utilizarlas con mis alumnos. GRACIAS.

    ResponderEliminar