sábado, 31 de diciembre de 2016

San Pompilio María Pirrotti

Nació en Montecalvo Irpino, Italia, el 29 de septiembre de 1710. En el seno de una familia de la alta sociedad. Era hijo del noble Girolamo Pirotti y Orsola Bozzuti.

El 30 de septiembre, fue bautizado en la Iglesia Colegiata de la Asunción de Montecalvo Irpino (Avellino, Diocesis de Benevento), y se le dio el nombre de Domenico Michele Giovan Battista.

A los dieciocho años ingresó en la Orden de las Escuelas Pías (Escolapios), fundada por San José de Calasanz en 1617, tomó el nombre de Pompilio Maria, en memoria de su hermano muerto en el seminario. 


Desde Nápoles fue enviado a Chieti para continuar sus estudios en filosofía, pero cayó enfermo y a la esperanza que el cambio de clima lo beneficiaría, fue trasladado a Melfi (Potenza), donde continuó sus estudios con éxito sagrado y profano. En 1733, con la reputación de un teólogo y aún no de sacerdote, fue a Turi (Bari), dando inicio a la enseñanza de las letras y de educador de la juventud. Regresó al Reino de Nápoles, fue asignado a la Casa de los Escolapios en Campi Salentino (Lecce), como Maestro Superior y de novicios. Durante la hambruna distribuy "fettoline de pan" para los pobres. Propagador de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús (él escribió la primera novena en Italia), la Eucaristía y la Virgen María, a quien llamó "Madre hermosa" difundió la práctica del Viacrucis. También se le llama el "mártir del confesionario". 

Maestro, sacerdote, predicador popular y de ejercicios espirituales, no siempre fue entendido por los superiores y la autoridad, se dirigió a las diversas regiones de Italia, producciendo de una amplia colección de cartas de dirección espiritual y confidencial.

Pompilio María  murió el 15 de julio 1766 en el municipio de Salento. Fue canonizado en 1934 por SS Pío XI.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario