viernes, 20 de febrero de 2015

Beata María Dolores Rodríguez Sopeña

Beata María Dolores Rodríguez Sopeña. Nace en Vélez Rubio (Almería), el 30 de diciembre de 1848, cuarta entre siete hermanos. Sus padres, Tomás Rodríguez Sopeña y Nicolasa Ortega Salomón, castellanos, se habían trasladado desde Madrid a esa localidad por motivos de trabajo. Don Tomás había terminado su carrera judicial demasiado joven, por lo que no podía ejercer y consigue un empleo como administrador de las fincas de los marqueses de Vélez. Su infancia y adolescencia transcurren en distintos pueblos de las Alpujarras pues, cuando su padre empieza a ejercer como magistrado sufre a lo largo de su carrera diversos traslados. Con todo, ella define esta etapa de su vida como un "lago de tranquilidad". En 1872, la familia se reúne en Puerto Rico. 

Dolores tiene 23 años y permanecerá en América hasta los 28. Empieza su contacto con los jesuitas. En Cuba muere su madre, su padre pide el retiro y vuelven a Madrid en 1877. En 1883 muere su padre y se reavivan sus luchas vocacionales. En 1896 empieza su actividad fuera de Madrid. Pese a la oposición de la Asociación, acepta fundar la Obra en Sevilla. En el año 1900 participa en una peregrinación a Roma por el Año Santo. El 24 de septiembre de 1901, en Loyola, después de unos Ejercicios Espirituales realizados junto con 8 compañeras, se levanta acta de fundación del "Instituto de Damas Catequistas" (hoy "Instituto Catequista Dolores Sopeña"), aunque la fundación oficial fue el 31 de octubre en Toledo. Una de sus grandes intuiciones fue fundar, al mismo tiempo, una Asociación civil, hoy llamada "Obra Social y Cultural Sopeña - OSCUS", que, en 1902, consigue el reconocimiento del gobierno. 

En 1905 recibe de la Santa Sede el Decretum laudis y, dos años más tarde, el 21 de noviembre de 1907, la aprobación de las Constituciones concedida directamente por S.S. Pío X. En pocos años, establece comunidades y Centros en las ciudades más industrializadas de entonces. En 1910 se celebra el primer Capítulo General y es reelegida Superiora General. En 1914 funda en Roma y en 1917 viajan las primeras Catequistas para abrir la primera casa en América, concretamente en Chile. Al año siguiente, el 10 de enero de 1918, Dolores Sopeña muere en Madrid con fama de santidad. Fue beatificada en el año 2003.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario